Install Theme

"Pies, para que los quiero si tengo alas para volar"

Me parece muy egoísta seguir hablando de mi género, pero es que no existe nada más lindo e infinito que el cromosoma Xx, la ovulación y el “Me puse demasiado rubor, me quiero morir”. Pero esta vez no les venimos hablar con una hoz y un martillo tatuados en la frente, esta vez NO. Hoy queremos contarles sobre un proyecto bonito, de esos que enamoran y nos sacan ese 11:11 del reloj.

Esta vez, dos días después de conmemorar todo menos la lucha de la mujer por su participación o de celebrar que la feminista Alexandra Kollontai consiguiera establecer el 8 de Marzo como día nacional de la mujer trabajadora, Google nos rinde homenaje con una exposición virtual sobre la influencia de la mujer en la cultura de todo el mundo. Esta exposición cuenta historias sobre mujeres (algunas muy conocidas y otras menos) y su impacto en la sociedad.

Luego de aceptar que era un hermoso proyecto y que sin duda se habían tardado, nos encontramos con: Frida Kahlo: ¡Viva la vida! Muestra que hace parte de este inspirador proyecto en donde encontraran un pequeño recuento de la vida y obra de esta gran mujer. Y entonces un poco enamoradas y redundantes, repletas de clichés como bien lo sabemos hacer, los invitamos a que revisen:

Frida Kahlo: ¡Viva la vida! – Google Cultural Institute

Es prudente oír música antes del desayuno.

Después de 37 años de una guerra mundial transparente, de ver la caída del muro de Berlín, o la liberación de Mandela, después de presenciar el primer papa Latinoamericano, o asombrarnos por las revelaciones sobre el espionaje masivo de los servicios secretos de EE. UU, de deleitarnos con la aparición del primer brownie de la empresa Productos Ramo, de afrontar el gran descubrimiento de la célula de Dios, o la triste separación de las Spice Girls, después de 37 años en donde descubrimos que Domino’s Pizza incrementa su venta en un 30% cada año con el Super Bowl, o ver la gran aparición de Deezer. Después de TODO ese tiempo habrán reglas que jamás pasarán de moda y que seguro serán glucosa para nuestro corazón, como oír música antes de desayunar y después de levantarnos.

Hoy 37 años después, 444 meses más tarde y un día de diferencia Andrés Caicedo es llamado en lista con la triste noticia de una gran ausencia. Este melómano consumado, Don Juan de unas cuantas y modelo a seguir de otros, cumple hoy 37 años de estar ausente en un mundo que para él tenía una fecha de caducidad, que tan solo debía ser vivido 25 años, ni más, ni menos. Luis Andrés Caicedo Estela como muy bien su madre Nellie Estela lo supo llamar hace parte hoy de la cápsula de diabéticos, no solo por ser un Don Juan, sino por inspirar a más de uno, por ser un diabético y desmesurado amante del cine, un melómano hasta los huesos y por hacer obra cuando no sé está bajo este mundo.

Así que con una gran frase, hoy le rendimos tributo al autor de ¡Que viva la música! Fortuna literaria del escritor vallecaucano, el único hombre que se pudo dar el lujo de hablar de los años sesenta a través de canciones, comenzando con los Rolling Stones llegando a Richie Ray sin desentonar ni un poco. Pues bien después de un sin número de obras publicadas y de 60 pastillas de secobarbital hoy le rendimos homenaje al hombre del:

“Nunca permitas que te vuelvan persona mayor, hombre respetable. Nunca dejes de ser niño, aunque tengas los ojos en la nuca y se te empiecen a caer los dientes.”